Despreocuparnos de nuestras finanzas tanto personales como del hogar puede acarrear graves consecuencias para nuestra economía. Llegando a ponernos en situaciones insostenibles y arrastrando nuestro bienestar y tranquilidad consigo. Si quieres vivir una situación financiera mucho más relajada y beneficiosa para ti, es conveniente que sigas esta serie de consejos.

¿Cómo podemos conseguir tener tranquilidad financiera?

Aprender a administrar nuestro dinero,  solamente va a requerir una gran dosis de disciplina, ahorro y organización, si cuentas con estas características, no vas a tener ningún tipo de problema para lograr tener una economía mucho más saneada.

Consejos para tener tranquilidad financiera

Intenta ahorrar para tu futuro

Algo muy importante a tener en cuenta es que el dinero que entra en casa, no se debe destinar exclusivamente a gastos y a gustos personales. Tomar conciencia con el fin de ahorrar dinero, es muy importante. Algo muy interesante que puedes hacer es fijarte metas tanto a corto, como a medio y largo plazo. Aunque en un principio te parezca que no puedes acumular grandes sumas de dinero, guárdelo, cuanto antes comiences a ahorrar, más y más pronto comenzarán a crecer sus ahorros.
Tener una pequeña cantidad ahorrada puede suponer una gran diferencia a la hora de un imprevisto, o cualquier tipo de inconveniente que pueda surgir. Por otro lado, una vez te has animado a guardar este dinero, deberás pensar dónde guardarlo, ya que guardarlo debajo del colchón no es lo más conveniente, hay multitud de fondos de ahorro que puedes utilizar para este tipo de acciones, y que pueden suponer un gran cambio en tus finanzas.

Intente elaborar un presupuesto

Si lo que deseas es “cuidar” un poco más de tu dinero, y vivir lo mejor posible dentro de tus propias posibilidades, esto va a significar que deberás gastar lo necesario, en función de las posibilidades adquisitivas con las que cuentes, y obviamente no rebases la capacidad financiera con la que cuentas.
Si gastas más de lo que ingresas, es posible que vivas con una constante angustia ya que no podrás cumplir los compromisos financieros a los que deberás hacer frente.

Intenta tener en cuenta lo inesperado, pero lo esperado…¡También!

Es posible que a medida que vaya pasando el tiempo, vayas adquiriendo aún más responsabilidades, y es posible que tengas que comenzar a anticipar tus gastos y planificar en qué gastas o destinas tus finanzas. Alguna de las cosas que deberás planificar con antelación va a ser el alquiler o compra de tu vivienda, si vas a comprar un coche o moto, la financiación de tu matrimonio, y si quieres tener hijos, también tendrás que planificarlo en tus gastos y en tu plan de ahorro.

Por otro lado, también va a ser importante prepararse de cara al futuro, y de cara a los acontecimientos que planeamos durante el año. Por otro lado, también es conveniente buscar tener un fondo de ahorro al que poder agarrarnos en el caso de que surja cualquier posible incidente o eventualidad. Ya que en caso contrario lo más común es que este tipo de imprevistos hagan tambalear nuestra estabilidad financiera.

El orden y la disciplina… ¡Fundamental!

Si nuestra intención es terminar teniendo una vida financiera de lo más saludable posible, al igual que en otro tipo de aspectos van a primar dos cosas fundamentales, y es que deberemos tener: orden y disciplina.

Con esto no queremos decirte que te obsesiones con tus finanzas, ni que busques tener un control obsesivo con los gastos, viviendo con temor. Simplemente es una forma de intentar conocer de forma diaria tanto tus ingresos como tus gastos, y de esta forma poder conocer tu situación financiera real de cara a planear tu futuro con una mayor comodidad.

No te olvides de tus deudas y…. ¡Elimínelas!

Tener deudas, y vivir endeudado, es una de las sensaciones más angustiantes que podemos vivir durante nuestra larga vida financiera. Lo mejor es no olvidarnos de nuestras deudas y afrontar el problema. ¿Cómo podemos enfrentarnos a nuestras deudas? Una de las cosas que podemos hacer es la de diseñar una estrategia de refinanciación con el fin de tener el control de tus deudas y de esta forma evitar posibles moras, cobros jurídicos y diferentes reportes negativos que se podrían producir en las centrales de riesgo.

¿Qué ocurre cuando una deuda rebosa nuestra capacidad de pago? En el caso de que una deuda rebase nuestra propia capacidad de pago, los pasos que podemos seguir son:
  • Conocer exactamente a cuanto asciende la cuantía de nuestra deuda
  • Controlar nuestros gastos
  • Buscar otras fuentes de ingreso adicionales

Comparte ...