Existen varias formas para salir de ASNEF: la primera es pagar la deuda y la segunda, demostrar que esta no existe o no es correcta.

Otra forma indirecta de salir de estos ficheros, es si ha habido errores o si la inclusión en el fichero no ha sido comunicada correctamente al afectado.

En cualquier caso, cuando hayan pasado 6 años desde la inclusión ASNEF, se estará obligado a borrar los datos del deudor inevitablemente.

¿Qué es ASNEF?

ASNEF es el acrónimo de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, una organización empresarial española.

Pero, también hace referencia al fichero de morosos que toma su nombre de la Asociación y está gestionado por Equifax.

En este fichero se trata información sensible sobre la solvencia e impagos de los ciudadanos y estos datos son compartidos entre la mayoría de los bancos, entidades financieras y prestamistas de todo el país.

¿Cuál es la finalidad de ASNEF?

Según sus propios Estatutos, los fines de ASNEF son:

  • Reunir y representar a empresas “que practiquen la financiación”.
  • Velar por el prestigio e intereses de sus asociados, asistirlos en materia laboral y fomentar el compañerismo entre ellos con iniciativas que contribuyan a su desarrollo.
  • Colaborar con los poderes públicos en la evolución y perfeccionamiento del crédito.
  • Promover estudios sobre financiación.
  • Gestionar un fichero de datos relativos al cumplimiento o incumplimiento de obligaciones pecuarias por parte de terceros.

El objetivo final del fichero de morosos ASNEF, es comprobar la solvencia de los interesados en conseguir un préstamo o crédito y minimizar los riesgos que corren las entidades otorgantes.

¿Cuándo es legítimo que mis datos personales salgan en el ASNEF y cuándo no?

Cualquier persona es susceptible de aparecer en un fichero de morosos como ASNEF y la razón fundamental es porque ha incumplido algún pago y por tanto ha contraído una deuda.

Esta deuda debe cumplir dos requisitos: que sea cierta, vencida, exigible y que haya resultado impagada. Por otra parte, que el pago haya sido reclamado de forma infructuosa.

¿Quieres saber más?  Ventajas de los créditos rápidos

Además, solo se podrá inscribir a una persona en el listado a partir del cuarto mes de impagos y el encargado de hacerlo debe ser el acreedor.

En caso de que existan pruebas que contradigan algunos de los requisitos anteriores o que el afectado no esté conforme con la deuda reclamada, no sería legítimo que se le incluyera dentro de un fichero como ASNEF.

¿Existe un importe mínimo para aparecer en ASNEF?

No existe un importe mínimo para aparecer en ASNEF. Un solo Euro podría ser una causa válida para empezar a tramitar una inclusión en el fichero, aunque lo más frecuente es que las cantidades sean bastante superiores.

¿Existen otros ficheros de morosidad?

En España existen otros ficheros de morosidad además de ASNEF, como CIRBE, RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) o Experian BADEXCUG, cada uno con sus propias características y tipo de información.

En el caso del fichero Experian, solo puede ser consultado por las entidades que aportan datos al mismo: más de 230 bancos, cajas y sociedades o cooperativas financieras.

En cuanto al Registro de Operaciones Impagadas (RAI), es un fichero de titularidad privada gestionado por el Centro de Cooperación Interbancaria. Únicamente está disponible para personas jurídicas y recoge deudas superiores a los 300 Euros.

Otros ficheros de consulta: la CIRBE

La CIRBE es la Central de Información de Riesgos del Banco de España y se trata de una base de datos o fichero con carácter público y confidencial.

Esta central recoge toda la información de los riesgos, préstamos, créditos y avales por importes superiores a 6.000 Euros, que las entidades de crédito tienen con sus clientes.

Todas las entidades pueden acceder a la información, por lo que les resulta de gran utilidad a la hora de valorar la situación de endeudamiento de un solicitante.

Por otra parte, el Banco de España, puede hacer uso de la CIRBE como herramienta de control y supervisión de las entidades financieras.

Los datos contenidos en la CIRBE son confidenciales y no es posible consultarlos abiertamente, pero cualquier persona física puede solicitar de forma gratuita el acceso a la información que la CIRBE tiene sobre ella.